¿Por qué bebemos en Navidad?

Querido profesor,

No se me ocurre mejor ocasión que la Navidad para retomar nuestra correspondencia. Estos días no paro de hacerme la misma pregunta: ¿por qué bebemos en Navidad? ¿Por la celebración de una reunión que congrega a amigos y familiares, o porque tenemos sed de Dios?

Se supone que este es el motivo de tanta fiesta, ¿no? El nacimiento de Dios. Vino, cerveza, champán, cava, etc. En estas fechas no hay bebida que no se ofrezca a nuestros labios. Sin embargo, no puedo evitar la sensación de que no esperamos a nadie que nos salve. A mí, al menos, esta época del año me sirve para replantearme la figura de Jesús. Recuerdo una de sus cartas en la que me explicaba los indicios históricos de la existencia de Jesús. También me viene a la memoria aquella en la que subrayaba la audacia de su propuesta: “Yo soy el Camino, la Verdad y la Vida”. Una pretensión insólita, efectivamente.

A donde quiero llegar es a que, si de verdad hay un Dios preocupado por nuestros problemas y temores más profundos, ¿qué mejor momento para descubrirlo que ahora? Porque me encantan el vino, y la cerveza, y el whisky (sobre todo esto último); no me los pienso perder. Pero ¿y si alguien, sin ni siquiera yo saberlo, me estuviera ofreciendo una bebida distinta en medio del desierto?

Feliz Navidad, o lo que sea que se celebre

Ignacio

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: